martes, 15 de julio de 2008

Para A.



Tu eres la que escucha y yo el que habla (que es lo mas difícil), pero en realidad, la paradoja es: lo que verdaderamente cuenta, es lo que tú dices o callas.


Nos une la obscuridad de donde vengo y el asombro de Drexler y casi nada nos separa... hoy.


Creo en tí - aunque no te comprendo - porque no adoptas "poses" y porque cuando miras tus ojos están limpios y tu sonrisa es abierta y conciliadora,

Aprecio tu empeño por ayudar y tu compromiso, mas allá de la actuación profesional... posición poco frecuente hoy en día.

Que la luz que sabes proyectar, siga sirviendo para intuir la lejana salida del túnel y ver la realidad de nuevo en color y sin filtros en blanco y negro.

Porque quizás - como dice Facundo Cabral - la vida no sea mas que tejer y destejer sombras en busca de la felicidad....

1 comentario:

A. dijo...

Qué mecanismo tan potente es el de las relaciones humanas¡
Creo que en cada encuentro surge algo nuevo, se crea algo que antes no estaba.
La frase del Tao Te King:
“El todo es más que la suma de sus partes” puede explicar en parte el fenómeno que ocurre en las relaciones y que me sugiere lo siguiente:

Tus ojos son mis ojos.
Tu boca es mi boca.
Tu corazón y el mío se encuentran.
Mi piel siente lo que tus ojos lloran.
Lo que tu risa expresa.
Y mi corazón le contesta al tuyo,
en su mismo idioma.
Con respeto, con afecto, con paciencia,
sin juicio y sin reservas.
Con mi entrega,
siento que te ayudo.
¿O es a mí, a quien me ayuda?
La inmensidad de mi ser
se reduce cuando te siento.
Cuando te toco y
cuando te conozco,
ya no me siento sola.
Me conozco, cuando te conoces
Y me quiero cuando te dejas querer.

Muchas gracias por estar aquí y permitirme coincidir.
A.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...