martes, 3 de abril de 2012

Personajes...


Dice Epicteto en el libro “Un manual de vida” (una nueva interpretación por Sharon Lebell): “La libertad es la única meta que merece la pena en la vida. Se consigue prescindiendo de las cosas que escapan a nuestro control. No podemos tener un corazón alegre si nuestras mentes son un afligido caldero de temor y ambición.

¿Quieres ser invencible? Entonces no entables combate con aquello sobre lo que no tienes un control real. La felicidad depende de tres cosas, y las tres están bajo tu poder: La voluntas, las ideas respecto a los acontecimientos en los que estás envuelto y el uso que hagas de esas ideas.

La auténtica felicidad siempre es independiente de las circunstancias externas. Practica la indiferencia para con las circunstancias externas. La felicidad solo puede hallarse dentro.

Con cuánta facilidad nos deslumbran y nos engañan la elocuencia, los cargos, los títulos, los honores, las posesiones, la ropa cara o un porte afable… Hacerlo es dejarse desconcertar por las apariencias y sólo hará que dudes de ti mismo.

Deja de aspirar a ser otro que tú mismo, pues esto está bajo tu control”.

Con la importancia que damos a las opiniones externas, con lo ligados que estamos a los usos sociales cotidianos. Si nuestro éxito o fracaso, siempre es el que se deriva de las valoraciones ajenas. Somos esclavos de las formas y nos alejamos cada a vez más del fondo. Las cosas nuestras son como son, no como las suponen los demás; pero preferimos su asentimiento a nuestra intuición.

Si no podemos controlar con nuestros medios determinadas circunstancias, no debemos de atribularnos por ello, de que nos sirve… solo nos producirá desasosiego e insatisfacción. Tiempo y esfuerzo perdido. Pero nuestra predisposición natural, nos lleva con demasiada frecuencia a pretender solucionar asuntos, para los que no estamos preparados. Nadie nos los impone, pero nosotros entendemos que también debemos poner “cuchara” en ese guiso, para acabar decepcionados y al mismo tiempo decepcionando a los que nos rodean.

Los cargos, los títulos y los honores; para quienes los detentan; nosotros vamos bien con lo nuestro. Su fantasía para ellos, su poder también; no hemos elegido estar ahí. No queremos ser primeros, para ocultarnos al mismo tiempo de casi todo. No debemos dejarnos absorber por las palabras grandilocuentes, de quienes lo que quieren es “robarnos” nuestra paz y sumirnos en la vorágine que viven; con la intención de repartir entre muchos más, su desasosiego y desazón. La vanidad para quien la pretende. Seamos solo seguidores de nosotros mismos, que los líderes mesiánicos en la huida de sí mismos, suelen atrapar a los demás, para intentar salvarse ellos.

Las apariencias son caretas, que intentan tapar el vacío y la soledad, de quienes no tienen límite, ni frontera en su ambición. Su insatisfacción es tan profunda, que solo pueden paliarla con el personaje que son y encantando “almas” para transformarlas en seguidores fieles, que aplaudan sus hazañas, más por seguidismo, que por convicción y con ello – esa gloria efímera -, paliar sus verdaderas carencias.

El liderazgo se consigue con la verdad y la responsabilidad. La responsabilidad nunca puede encontrarse en los personajes. Los personajes son el negativo burdo de las personas. A las personas sinceras, los demás les otorgan el liderazgo.

Como resalta el libro citado: “Haz tuya la empresa de sacar lo mejor de los demás predicando con el ejemplo”.

2 comentarios:

Mercedes dijo...

Hay una novela de corte humorístico que critica el actual exceso de caretas y la búsqueda de la felicidad en lo exterior. El propio título ya es revelador: "Sé tú mismo, aunque seas un gilipollas".
El mundo sería diferente si la gente dejara de actuar...

Un saludo!

seriecito dijo...

Muchas gracias Mercedes por tu comentario.

Vi a finales del año pasado la reseña del libro, pero no lo he leído. Solo conozco una breve reseña.

Pero efectivamente el título ya es toda una sugerencia.

Completamente de acuerdo, actuar enmaraña mucho las relaciones y se convierte en una barrera difícil de franquear.

Salu2:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...