sábado, 29 de noviembre de 2008

Diálogo




Dice Carlos Castilla del Pino en su libro "El humanismo imposible":"Un dialogo, es auténtico, real, cuando abre nuevas posibilidades a cada uno de los que participan en él, cuando cada uno de ellos "es otro", distinto, tras el diálogo que verificaron".

Es curioso y nosotros pensando siempre al establecer un diálogo, que salimos mejor parados, si somos los triunfadores; tenemos en nuestra mente, mas la confrontación, que el diálogo. No se nos enseña a lo largo de nuestra formación familiar y/o académica; seguramente sabremos resolver ecuaciones y otras cosas mas enjundiosas, pero participar, no, el criterio oficial es, que eso no necesita aprendizaje, se asimila en la vida - vaya error - quien no practica no interioriza y por tanto no adopta posturas moderadas y tolerantes.

La conclusión de este planteamiento es una posición individualista y categórica, nosotros sabemos, los demás viven en permanente confusión. Perdemos una extraordinaria ocasión de enriquecernos, pero preferimos dedicarnos a otras actividades, que "perder el tiempo" intercambiando opiniones con quienes nos rodean. Somos acumuladores de conocimientos teóricos, pero absolutamente inexpertos en relacionarnos con objetividad; solemos hablar mucho y escuchar poco, si tenemos que ceder en el intercambio de criterios, preferimos estar solos.

La educación familiar recibida, estructurada - generalmente - en base a un esquema autoritario, tiene su continuidad en la formación escolar y/o académica, en donde lo que se nos pide, no es que razonemos y pensemos en común, muy al contrario, lo importante es responder con rapidez y exactitud a las cuestiones planteadas, debemos hacer esto, incluso aunque no entendamos muy bien el contenido de nuestras palabras habladas o escritas, lo que se nos demanda es repetir como "papagayo", no se necesita discurrir. Desgraciadamente otro modelo también autoritario.

Pero lo mas preocupante se produce al comenzar a trabajar, aunque uno tenga una formación teórica excelente, deberá pasar un largo tiempo en el aprendizaje. Este planteamiento no sería intrínsecamente reprobable, si se pretendiera con ello, complementar los conocimientos adquiridos, con un adecuado complemento práctico; pero no es así, lo que se desea de nuevo, es una ejecución mimética de las indicaciones recibidas; nuestra opinión no cuenta o cuenta poco, solo es válido lo estructuralmente diseñado. De nuevo un parco servicio al diálogo y la participación.

Compartir es imprescindible, poner en común opiniones y conocimientos debería ser el objetivo, el diálogo tendría que ser la premisa en todos los ámbitos, pero hay demasiada competitividad como para "bajar la guardia". Si no renunciamos al egoísmo y nos aprestamos a buscar concordia, no restableceremos la comunicación franca y enriquecedora, seguiremos con mas de lo mismo y eso por experiencia ya sabemos a que conduce... Comencemos nosotros, no esperemos, a que sean los demás, quienes inicien...


2 comentarios:

Nuria dijo...

Hola Luis, me aperecen dos entradas en avisos pero no en tu blog (una de ellas de hace una semana) ¿es posible?

Un bico

luna dijo...

Luis, un comentario excelente.

No puedo más que confirmar punto por punto tu exposición. Será porque somos de una ganeración parecida?

Yo siempre digo, que hay mucha gente, que, mientras hablas, no escucha, está pensando en como te vá a contradecir o aniquilar dialécticamente....

Al final, con los años aprendes a no debatir con ese tipo de personas.

No se enriquece él ni tú.
Yo conocía a una persona, muy querida, que cuando alguien dogmatizaba, o sentaba excáthedra, decía " Ha hablado coqui"...

Pues eso.

Como dices, hemos de empezar cada uno por nuestra casa.

Estoy en ello.

Un beso

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...