jueves, 13 de noviembre de 2008

Aislarse






Cada vez que nos aislamos, porque no sabemos interpretar adecuadamente lo que nos sucede o descargamos de modo inconsciente toda la responsabilidad en los demás, vamos propiciando, aunque tratemos de ignorarlo, los cimientos de la insatisfacción.

Pretender resolver nuestros problemas, de modo individual, es un planteamiento exento de fundamento, fruto de la falta de flexibilidad, para acometer un análisis objetivo y liberador.

Hemos tornado nuestras perspectivas. Queremos vivir ajenos a nuestros pensamientos, cimentando nuestra postura en la indefinición y la superficialidad. Quien deja adormecer sus sentimientos, por pereza, temor o desconfianza, acaba ignorándolos. Como si de un juguete usado se tratara, los arrincona en una parte recóndita de su mente y cuando tiene que reflotarlos, no los encuentra, solo identifica un inmenso vacío.

Las personas que no propiciamos en nuestro quehacer cotidiano, la relación sincera con los demás y el intercambio franco de nuestros pareceres, no llegaremos a buen puerto y si por casualidad lo hacemos, será con una avería muy importante en la nave.

Hay caminos que solo son de ida o tienen difícil retorno; pensar que las amistades se quedan paradas en el tiempo esperando, que nuestra voluntad vuelva de nuevo a resucitarlas, es exigir demasiado a quienes no les hemos explicado con la debida diligencia, nuestras motivaciones y objetivos. Forzar al máximo, tensando la cuerda del contacto, supone una acción que con claridad se trocará en alejamiento.

No nos quejemos de lo que propiciamos, vivir de modo superfluo y banal, trae consigo la soledad y el olvido. No entender, que quienes nos quieren, no necesitan del oropel, es minimizar su sensibilidad. Salir huyendo por no afrontar la realidad, además de ser una cobardía es una falta de respeto, para quienes con paciencia y generosidad, han ido tejiendo la red invisible, que nos une. Los acontecimientos son como son, no los debemos ignorar y a veces no los podremos cambiar; pero, solo a los avestruces les va bien con la cabeza bajo el ala. Nosotros no tenemos plumas ni las patas tan largas, aunque nos empeñemos.



Foto cedida por Nuria: http://nuria-vagalume.blogspot.com/

14 comentarios:

luna dijo...

"Los acontecimientos son como son, no los debemos ignorar, y a veces no los podemos cambiar-"

Es frase que leída así, parece tan obvia, es la génesis de cualquier terapia conductista.

Cuando las cosas no van bien y nos sumimos en el estado que describes, efectivamente algo vá mal.

Lo mejor es RECONOCERLO, Alizarlo y, a partir de esa frase, CAMBIAR.

Dejar lastre.... Volver a empezar, siempre volver a empezar, pero con una mochila nueva, de amistad, amor, y sinceridad.

A veces solo tenemos que dejar que nos llegue el afecto de los que nos rodean para ser feliz.

Tan difícil es dejar que te digan y decir "Te quiero?"

Un beso

luna dijo...

Perdón, quise decir, analizarlo.

Nuria dijo...

Aislarse, no para huir o evitar afrontar los problemas, sino para hacer una pausa, reflexionar con uno mismo, analizar, pensar, razonar, indagar dentro de nosotros, es muy necesario. O incluso encontrar momentos de paz, sólo eso.

Pero estoy de acuerdo contigo, aislarse para prescindir del apoyo, el cariño, la comprensión, y la ayuda de las personas que nos quieren, es un gran error, un desprecio.

Creo que eso refleja la propia incapacidad del individuo para enfrentarse a los problemas, a lo que es y a lo que quiere.

No es fácil, indudablemente, hay momentos en que a uno le sobrepasan las situaciones, o los sentimientos, pero nunca hay que olvidarse de quienes están pendientes de nosotros.

Muy oportuna esta entrada.

Un bico

Nuria dijo...

Vaya, estábamos escribiendo casi al unísono Luna.

En relación a lo que tú dices, creo sinceramente que no decimos lo suficientemente a menudo a las personas que queremos "Te quiero" "eres importante para mi".

Y deberíamos hacerlo.

Un bico

luna dijo...

Es verdad, solo es cuestión de decírlo, al princípio cuesta, nuestra sociedad, sobretodo los que ya pasamos los cincuenta, estuvimos un poco castrados en cuanto A VERBALIZAR SENTIMIENTOS.

Pero realmente es muy fácil y gratificante.

Mis hijos y mis nietas, ya desde pequeños, como lo han oído tantas veces, han sabido siempre exteriorzarlo sin embagues.

Un besote

luna dijo...

Por cierto, Luis, Felicidades, pAs de 4.000.......

El nomber ONE!!!!!!!!!!!

Besos

seriecito dijo...

Estoy analizándolo, porque este contador que está en el blog, creo que cuenta mucho. En principio me cuenta a mí también y mis entradas para escribir.

Así que aunque ya pasa de 4.000 creo que aún no hemos llegado. Ya lo veré con detenimiento.

¿ya estás en teclado español?.

Salu2

luna dijo...

Si, pero estaba en Valencia.
(uso el que me dejan)

La semana que viene sí que tendré que usar teclado americano, asi que , sustituiré la Ñ por NH, es lo que me sale más natural,,,

Besos

seriecito dijo...

Si quieres no es necesario, puedes instalarle treclado español y las letras te saldrán donde estan en el teclado normal. Claro está que tendrás escrita otra... No es complicado.

Salu2

luna dijo...

Igual me llevo un teclado español, aunque ahora que pienso ya lo hay.

Gracias, un beso

LIS dijo...

Y yo que anoche me esmeraba en enviar un "te aprecio mucho" y que me preocupaba más como nos levantamos que de como habíamos caido...

Y mientras tanto vosotr@s divagando a mis espaldas en la otra habitación... jajajaja

un abrazo

LIS dijo...

Por favor... el comentario que he hecho es incorrecto... me he confundido con las fechas porque pasaban de las 12 de la noche.

Lo que cito ocurrio la noche del sábado al domingo y vuestra charla es de la noche del domingo al lunes.

Puedes eliminarlo (y este tambien)?

Mil gracias y prometo asomarme de vez en cuando...

MAR dijo...

Yo no evado la realidad, la enfrento, estoy despierta a ella...pero me gusta la soledad...soy bastante solitaria a veces.
Cariños para ti.
Es bueno conocerte.
mar

seriecito dijo...

La paradoja es que, en ocasiones la mejor compañía es nuestra propia soledad. Pero también, hay veces, que nos sentimos inmensamente solos cuando estamos en compañía.

Mar:

Recogerse internamente para reencontarnos, creo que es muy saludable; pero no hallar el hilo conductor para relacionarnos, puede ser a la larga nocivo.

Con paciencia y prseverancia, siempre se enuentra gente para sentirse "acompañado" en compañía.

Gracias por tu comentario. Te espero mas veces...

Salu2

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...