lunes, 20 de octubre de 2008

Nuestro propio bien...




Dice John Stuart Mill en su libro "Sobre la libertad": "La única libertad que merece ese nombre es la de buscar nuestro propio bien, por nuestro camino propio, en tanto no privemos a los demás del suyo o les impidamos esforzarse por conseguirlo. Cada uno es el guardia natural de su propia salud, sea física, mental o espiritual. La humanidad sale ganado más consintiendo que cada cual viva a su manera antes que obligándose a vivir a la manera de los demás".

Casi todos vivimos emulando a los demás, porque es mas fácil la relación social, desenvolviéndonos en el entorno de la "norma no escrita", es decir, de la costumbre, que exhibiendo singularidades, que molestan y en muchas ocasiones, no están bien vistas.

Esta práctica tan frecuente, no es intrínsecamente reprobable, si no fuera porque limita en gran medida nuestras posibilidades de desarrollo personal. Para un pájaro, volar teniendo un hilo atado a la pata, por muy largo que éste sea, es como estar parado, la constatación de la limitación es mas onerosa, que ella en si misma. Nuestra mente no está programada para tener barreras, por contra, se desenvuelve muy bien en el seno de la libertad. Está conformada para ejecutar nuestra voluntad, sin mediatización alguna.

Cuando de forma consciente nos "refugiamos" por comodidad o falta de iniciativa, en la repetición de actos miméticos - generalmente admitidos -, para fundamentar las relaciones sociales, ponemos en riesgo nuestro equilibrio y salud mental. Un comportamiento tan poco natural, nos sumirá con el tiempo en la frustración, ya que su efecto alienante, se potenciará de forma negativa. Imponer limitaciones a nuestra mente, siempre pasa factura.

Perder la imaginación y la espontaneidad, sometiendo nuestra vida a una autocensura tenaz, por muy buen resultado que de en nuestras relaciones, no tendrá balance positivo. Cuando las circunstancias de nuestra vida, nos evidencien la vaciedad de contenido o peor aún, pongan al descubierto nuestro "personaje", el propio entorno nos rechazará, alegando falta de sinceridad en nuestro comportamiento. Para mayor ludibrio.

La educación conlleva la prudencia en la palabra y la acción, demandándonos la habilidad de ser condescendientes, pero en ningún caso debe forzarnos a dejar nuestro "yo" a un lado, para mostrarnos como creemos, que nos quieren los demás. Quien no nos aprecia por lo que somos y demanda un comportamiento diferente, para dejarnos participar dentro de su entorno, no merece la pena; su contacto no nos conviene, demanda demasiado y seguramente ofrece muy poco, esa inversión tiene un riesgo muy alto, acabará seguramente en bancarrota.

Mientras no molestemos a nadie con nuestro comportamiento, ser como somos es una riqueza, migrar a como lo que quieren los demás, es un empobrecimiento evidente para todos.

Nota: Foto de John Stuart Mill


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Stuart Mill, fue un "anticipado"en la época victoriana que le tocó vivir. A mi claro, me gusta más sus teorias aniuditas, entonces, sobre la libertad de la mujer.....

Estoy de acuerdo contigo en que hay que preservar nuestra individualidad y ejercerla en donque quiera que vayamos.
Sino, perderemos nuestra esencia, en este tiempo que nos toca vivir, en que somos ciudadanos del mundo, hoy aqui, mañana allí.

Pero claro, guardando un escrupuloso cuidado en no invadir la libertad, ideas, ideales y caracteristicas ajenas, las creencias y formas de los demás.

Es ríquisimo ser uno mismo, nada fácil, como dices, pero todo lo anterior se puede, se debe, ejercer perfectamente desde la tolerancia.
Es una palabra mágica,¿ a que sí?e
Saludos

seriecito dijo...

Estoy de acuerdo contigo, tolerancia es una palabra inconmensurable, tal como dice el diccionario de la Real Academia en su acepción 2.

2. f. Respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias.

Por eso es tan difícil... de cumplir.

Salu2

Anónimo dijo...

Caray, que acepción..... inconmensurable..... no lo había leído, pero es rotunda....majestuosa.!!!!!
También para "libertad".

Será que para los de nuestra generación, nos trae recuerdos de M.L.King, ahora que pasamos el aniverasio .....en esta época de "Obamamania"?

No es nada nuevo.
Pero, aunque difícil, lo vamos consiguiendo, no?

saludos

luna dijo...

perdón, soy luna, (los dos)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...