lunes, 27 de octubre de 2008

Impaciencia



Dice Ramiro A. Calle en su libro "Ingeniería Emocional": "La impaciencia es una cualidad negativa muy común. Nada tiene que ver con la verdadera diligencia. Decía Milarepa: *Apresurémonos lentamente*. Un buen consejo. La impaciencia nos urge sin necesidad, nos crea ansiedad y precipitación, nos impide saber esperar y hacer las cosas con precisión y esmero, y genera fricción y desdicha.
La impaciencia a veces se convierte en verdadera compulsión y nos incita a actuar precipitada e incluso insensatamente y a nuestro pesar. Es un impulso muy poderoso e imperioso, que bula el control y la voluntad de la persona, y la descentra y desequilibra. Es signo de inmadurez y falta de saludable dominio".

Y nosotros pensando que correr, para no ir a ningún parte es lo mejor. Facundo Cabral dice en una de sus canciones "Porque si el mundo es redondo, no se que es ir hacia adelante". Cuando se corre se retrocede, cuando se corre el punto de destino se aleja, al menos en nuestra mente. Ir deprisa no es sinónimo de terminar antes. En ese estado febril, no vivimos las cosas que nos suceden. Nos perdemos los momentos y no ganamos los instantes. Somos como seres perdidos en un laberinto sin final.

Solo la serenidad, la paciencia y la acción lenta, nos reconforta y devuelve la paz interior necesaria, para poder dar respuesta a las incógnitas y con gran sorpresa nos lleva a nuestro destino a tiempo y en forma. Quien se precipita cosecha ansiedad y no resuelve, vive desesperado por alcanzar el fin, sin darse cuenta que se ha "pasado de frenada". Todos estamos deseosos de cumplir nuestros objetivos, pero de nada sirve querer anticiparse al futuro, porque cuanto mas deprisa vamos, mas se aleja.

El resto de nuestra vida la pasaremos siempre en el presente, entonces ¿para qué correr tanto?, si el presente no se desplaza ni se aleja, está siempre con nosotros. Si lo desperdiciamos, lo perdemos y no ganamos nada a cambio. Despreciamos el equilibrio y abogamos por sumirnos en la confusión, que propicia no estar en nuestro sitio y pretender ocupar otro inviable.

Soñar no es malo, pero querer atrapar el sueño es una utopía, tan alienante como no vivir con intensidad nuestra vida. Pero si ésto es, por tener demasiada prisa o poca paciencia se transforma en una catástrofe, nos transforma en seres llenos de inseguridad e insatisfacción. Pensar que podemos soportar mucho tiempo en posición de alerta permanente, es pretender bajar sin frenos una carretera con curvas y pendientes muy pronunciadas, será muy difícil que superemos satisfactoriamente la prueba.

Ser mas eficiente no es hacer con mas rapidez las cosas, es hacerlas bien y a tiempo, que es diferente. Pero eso no es fácil de plantear, hace falta fuerza de voluntad y perseverancia, para saber ver la realidad tal como es y no instalarse en la ficción.

Ser congruentes con nosotros mismos es facilitarnos la vida, no urgirnos a resolver con prisas innecesarias y poco saludables. Llegar a tiempo no es correr, terminar las cosas no implica vivir en el desasosiego. Quien nunca tiene tiempo, acaba preso de su impaciencia, a merced de la inestabilidad, que tanto daño nos hace y tan poco nos aporta. Vivamos, pero minuto a minuto, no día a día. El sol tanto en crepúsculo, como en ocaso, va acompasado y al mismo ritmo.




7 comentarios:

A DOS BICOS dijo...

QUE SABIAS TUS PALABRAS....
Que dificil de llevarlas acabo en este mundo lleno de estimulos para que no paremos ni un instante.
Por cierto bonita foto.

seriecito dijo...

Hay que intentarlo, no dejarse llevar nunca.
La foto la he tomado prestada de un Blog que tiene fotos muy bellas (¿lo conoces, verdad?), pero los textos se leen con dificultad...

Salu2

Nuria dijo...

He conocido personas así, que viven y piensan siempre corriendo, sólo mirando hacia delante, en una huida permanente que les lleva después a lamentar errores pasados.

Que jamás serán capaces de frenar, pensar o meditar serenamente.

Pierden el presente, pierden muchas oportunidades únicas en ese camino, irrecuperables. Creo que hasta se pierden a sí mismos, en serio.

Hay que apartarse de su camino para que la corriente no nos arrastre.

Luis, ¿por qué dices eso de los textos?

Me ha gustado mucho este articulo. Saludos

luna dijo...

Mi suegra, persona que quise muchísimo, muchas veces me dijo, "hija, se me ha pasado la vida en un soplo...."

Yo ahora tengo casi aquella edad, y pienso lo mismo......
Pero también
soy consciente que me he perdido disfrutar, saborear, muchos "presentes", anhelando que llegaran futuros....

Es una pena...... Espero estar ahora tranquila, viviendo el dia a dia, casi sintiendo que pasa el tiempo con indolencia.
Será la edad...

seriecito dijo...

NuriA, comento lo de los textos porque me he puesto en mi Blog, un aviso para cuando publicas. Por ejemplo en la entrada tuya que se titula "Acerca de la vida", en el aviso aparece un texto "Dice Jose Luis Sampedro... etc". Cuando pincho para verlo completo, primero aparecía una poesia, ahora sale la foto y puntos bajo, sin texto.
Algo pasa, no se si es lo que comenabas, porque yo entro con Explorer. Entrare con el navegador del Mac y te digo algo.

Gracias por el comentario.

Salu2

seriecito dijo...

No hay edad. Es la mente. Uno solo se hace viejo si se deja. No hay que buscar extraordinarias cosas, solo hay que mirar con interés lo que pasa cada dia.

Conocía mucho a tu suegra, como sabes, y también decía, que conformarse con lo que uno tiene es como ser rico... no hay que estirar mas el brazo que la manga...

Gracias por tus comentarios.

Salu2

Nuria dijo...

Sí, son averías a causa del tipo de navegador, que no reconoce algunos elementos del blog (nada fuera de lo habitual, por otra parte).

Yo siempre utilizo Mozilla, más versátil y seguro que el Explorer, por eso no lo había detectado.

Por lo que he conseguido averiguar, es un problema bastante extendido para los usuarios de IE.

Ya veremos como lo soluciono.

Saludos y gracias

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...