sábado, 18 de octubre de 2008

Humanismo



Dice Francisco Arasa en su libro "El hombre su grandeza y tragedia":"Hace tantos años que el mundo es sólo un monólogo, que el hombre-masa de hoy ya ni se acuerda de que existe el diálogo... El futuro, si tiene que ser provechoso, despenderá de una buena organización científico-técnica y social, con un sistema económico eficiente. Pero, por encima de todo ello, dependerá de una buena instrucción y cultura, y de un auténtico humanismo, hoy tan olvidado. Solo así será como el hombre, al igual que en el pasado, hallará en el futuro la respuesta en sí mismo".


Y la edición que tengo es de 1969, a nosotros, que nos parece, que los problemas son de ahora y ya en ese año, Arasa estaba apuntando a la perdida de comunicación consciente, por evitar a toda costa contrastar nuestras opiniones o tribulaciones con los que nos rodean, propiciadora de la insolidaridad. Preferimos con toda claridad, como ya preconizaba el autor del libro, recitarnos nuestros pensamientos, como gotas cayendo de grifo mal cerrado, es decir, de forma monótona y machacona.

A fuerza de dar vueltas a nuestra singular "pose", nos alejamos cada vez mas de la gratificante y conciliadora puesta en común -con quienes nos aprecian - de nuestras alegrías y tristezas, para recibir en cada caso o prestar, la necesaria solidaridad, que nos reconoce como humanos.

Definía D. Manuel Tejado - un profesor que tuve - el Humanismo, en su libro Historia de la Cultura como: "Formación literaria, el gusto por lo bello y agradable y la educación, en general, del hombre". Una preocupación, que cada vez es menor, los parámetros actuales de la formación se han desplazado mas, hacia disciplinas mas concretas, parece como si el contenido de la definición anterior, no fuera necesaria, como si la persona, únicamente fuera a necesitar en su vida, desenvolverse con unos conocimientos técnicos elevados, pero escasamente formada en su parte interior y humana.

Así nos va, hay cosas que si no se aprenden de niño-joven, se asimilan con mucha dificultad en otra edad, porque requieren, asentamiento firme y práctica cotidiana, la solidaridad o se lleva dentro o no se arraiga con facilidad. No es, por tanto, la sociedad quien debe aportar los valores humanísticos a las personas, muy al contrario, los fundamentos esenciales para propiciar una relación sincera y equilibrada con todos, debe ser un acerbo cultural interiorizado desde temprana edad, si esperamos será tarde.

Visto así, es posible que seamos, buenos ingenieros/as, matemáticos/as, repartidores/as, etc, pero seguro que estaremos muy poco dispuestos a practicar relaciones transparente con los demás, favoreciendo el diálogo como fuente principal del enriquecimiento personal. Seremos pequeños "reinos de Taifas", con criterio rígido y exento de humanidad. Monolitos duros y estóicos. Porque, sin saber de cuando era la frase del encabezamiento, todos hubiéramos pensado que era actual... ¿no?.

5 comentarios:

luna dijo...

Caray! creo que estábamos pensando a la vez, cuando hace un rato he vuelto a escribir sobre tu anterior escrito.

Es genial tu reflexión, la suscribo totalmente.

Eso si es IMPORTANTE!!!!!!!!!!!!!!!!!

luna

seriecito dijo...

Me alegro que coincidamos que la Educación es el antídoto.
Salu2

luna dijo...

has visto los comentarios del mes de junio?

seriecito dijo...

Sí, como les he leido.
Salu2

Nuria dijo...

Estoy de acuerdo, hay cosas que o bien aprendes ya de niño-joven, o excepcionalmente llegas a planteártelas a raíz de algún suceso muy importante en tu vida que te haga cambiar de rumbo.

Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...