sábado, 9 de mayo de 2009

Consejos


Recibir consejo de los demás, sobre los temas mas diversos, sean estos relevantes o triviales, no es difícil, solo hay que iniciar y seguramente recibiremos un cúmulo de opiniones. Vivimos una buena parte de nuestra día a día, recibiendo consejos de familiares, amigos, vecinos, compañeros, prensa, televisión, radio y un largo etcétera. Todos saben mucho, mucho y nosotros poco, poco.

El mejor consejero, es nuestra fina intuición, esa si que es un excelente iniciativa para resolver y sin embargo la desdeñamos. Hacer lo contrario de lo que nos recomiendan los demás y delimitar el ámbito de nuestra libertad, es más incómodo, pero evidencia mayor valentía. ¿Por qué esta inseguridad tan grande para tomar decisiones?, ¿por qué hemos de vivir pendientes de aprobación?, pero si son nuestras acciones; o es que cuanto mayor es el número de personas que las aprueban, el riesgo de error es menor.

Cuando hacemos algo en la vida, el riesgo y ventura de la acción es para nosotros, los consejeros áulicos, que tan seguros estaban y tan claro lo tenían todo, pronto plegarán velas y desaparecerán, cuando las cosas no salgan bien; incluso si acontece, nos indicarán que ellos ya no lo tenían muy claro, pero al insistirles nosotros en demanda de consejo, se inclinaron por apoyar la propuesta, pero con dudas. Para hacer mutis y salir por el foro. El error siempre será nuestro y el acierto ajeno.

Cuando la lógica propuesta, no encaje con nuestra intuición, hay que ser ilógico. Es nuestra vida y algún nivel de riesgo hay que tomar, más aún del error, como tantas veces hemos dicho, se aprende. Cuando se aceptan demasiados consejos, se acaba casi queriendo transmitir la responsabilidad de nuestros actos, como si eso fuera posible. Ejecutar la opinión o el gusto mayoritario, no es en absoluto un seguro de acierto y permitir la intromisión en nuestras cosas a "personajes sabe lo todo", que hablan sin que nadie se lo haya demandado, es cuanto menos, una imprudencia peligrosa.

Responder a los problemas de acuerdo con nuestros principios, ese si que es buen camino. Incluso si algunos de los que nos rodean, piensan que no es el acertado. Decidir con libertad y sin condicionamientos aprobatorios, es seguro mucho mas acertado, que permanecer estático, por falta de mayoría o "quorum". Quien ha de vivir somos nosotros y no los "expertos". Debemos cuestionar siempre, las sugerencias prácticas que nos propongan o es que los demás tienen mas criterio.

Cuando dejamos que tomen decisiones por nosotros, perdemos intensidad de vida... y para eso no estamos. Aunque uno se equivoque, vale la pena pensar por sí mismo y no por el discernimiento ajeno. No cedamos ni un ápice. Quienes nos quieren de verdad, apoyarán lo que hemos decidido, sin la menor censura.
Cuando está apunto de amanecer, la obscuridad se hace mas intensa...Los nubarrones, siempre son pasajeros...

25 comentarios:

Nuria dijo...

Si condicionamos nuestra vida y nuestras decisiones a la aprobación de los demás (y más aún de todos los demás), estamos condenados a la insatisfacción.

No es malo buscar consejo, no como una manera de delegar responsabilidad, sino como un acto de comunicación, de confianza. Sobre todo ante decisiones importantes.

Y si nos equivocamos, desoir un buen consejo y repetir el error, es necio por nuestra parte.

Para mí, consejo es sinónimo de lo que he dicho: comunicación y confianza, una manera de conocer otro punto de vista, que espero sincero por supuesto.
Posiblemente por eso creo que cuando quieres solicitar un consejo de verdad, has de saber muy concretamente con quien puedes hacerlo.

Me gusta el post para esa foto Luis.
Un abrazo

Luna dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Luna dijo...

Uno de los mayores dones que tiene el hombre es la libertad para pensar y para decidir. El libre albedrío.
También, como ser más perfecto de la creación , estamos dotados de inteligencia.

Partiendo de esas dos premisas está el ser humano, preparado parar sus decisiones.

No todos pensamos igual, por, supuesto.De ahí la riqueza, en la diferencia, compuestas por elementos endógenos y exógenos.

Ante tal diversidad de circunstancias, para tomar una decisión u tra, creo que solo nosotros,(salvo que estemos confusos, dubitativos)y
queramos apoyarnos en la opinión de otra(s) personas, que nos ayuden en principio, a clarificar
el elemento de juicio, la decisión siempore es nuestra.

Porque en el caso de que nos equivoquemos, desde luego, rectificar es de sabios.

Tampoco se trata de que nos creamos en poder siempre de la verdad, como seres infalibles;eso es soberbia.
Pero como bien dices, debemos permanecer siempore fieles a nuestros principios y personalidad.

Lo contrario, a lo mejor, de momento es más cómodo, pero siemore nos dejará insatisfechos.
Un beso.

Ricardo Musso dijo...

Hola Luis!

Con La Prisa que viví estos últimos días, por razones de trabajo, llegué tarde para comentar en tu artículo “Resolver”, sobre La Prisa, y avisarte además que en el capítulo que tengo actualmente publicado, he hecho mención a tu entrada “Manual de Instrucciones” de los otros días…, disculpa no haberte solicitado autorización…, echémosle la culpa a La Prisa…jajaja!

En aquel, sintéticamente, concuerdo con vos en que hay una etapa en la vida en que estamos en plena productividad, de trabajo y de ideas, y que si nos “dormimos”, tarde nos daremos cuenta del error.
Sin embargo quería mencionar que La Prisa, con una gran carga de Ansiedad, puede ser contraproducente, para nuestras pobres arterias coronarias, sobre todo!.

Hoy leo tu nuevo mensaje y quiero decirte que concuerdo con él en su mayoría.
Las personas consejo-dependientes, no solo no desarrollan su intuición, sino, por el contrario, sí una hipertrofiada inseguridad, que nunca les será beneficiosa.
Claro está que no necesariamente debemos estar “cerrados” a los conocimientos que la experiencia o aprendizaje de otros nos puedan resultar útiles, y solo nos guiemos por conductas de “ensayo y error”.
Demás estará decir que, para lograr conducir un Jet, mejor que tome clases, porque puede resultar riesgoso para mí, y para los demás que intente hacerlo solo guiado por mi intuición.

Lo paradójico de tu entrada, sin que la desmerezca, es que señalas aprender a guiarnos por nuestras propias ideas y hacer nuestras experiencias, para corregirlas o mantenerlas, sin convertirnos en consejo-dependientes…, a través de un consejo…, tu consejo…jajaja!

Me gusto mucho!

Un abrazo
Rik

tag dijo...

Muy aguda la observación de Ricardo.
En tu post nos aconsejas que no nos dejemos influir por los consejos,jajaja. Paradojas.

Pero estoy de acuerdo con el sentido de tu articulo de hoy.

Nuestra fina intuición es la mejor consejera en la mayoria de las ocasiones, y si es contraria a la opinión de la mayoria, no quiere decir necesariamente que estemos equivocados.
Siempre hay gente pionera en iniciativas y formas nuevas de resolver los problemas, que los demas rechazan, y cuando ya se ven los resultados positivos, acaban por admitir y recomendar a otros,esa misma iniciativa que al principio negaban, como si fueran los padres de la misma.

En temas que desconocemos, y nos enfrentamos por primera vez, si que me parece oportuno pedir consejo. Por supuesto a gente de nuestra entera confianza, que nos quiere bien y no desea ver como nos estrellamos.
Pero la decisión ultima, siempre es nuestra, y debemos estar dispuestos a asumir nuestros propios errores, en caso de que no sea la más acertada.

Ya hablamos un dia, de lo dados que somos a echar la culpa a los demas de nuestros propios errores.

Un besito, Luis

Rocío dijo...

Hola! mucho tiempo llevo sin llevar mi bitácora, pero sólo decirte que encuentro siempre sentido común y que es un placer leerte.

Cuando he leído este artículo sobre los consejos, asentía para mi interior, porque pones en perfectas palabras todo lo que he pensado mil veces en diversas situaciones.

Creo que lo que nos lleva a seguir consejos a veces es el miedo, la inseguridad, la falta de confianza en nosotros mismos. Es imposible hacerlo todo siempre perfecto y siempre bien, y no obstante, nos obstinamos en cometer cero errores, cuando es verdad que de los errores es de lo que más se aprende, porque de errores y aprendizajes está hecha la vida.

Saludos sevillanos.

Carol dijo...

Estoy siempre encantada de que me den consejos, me abran los ojos a cosas que seguramente no soy capaz de ver porque no he tenido la oportunidad de vivirlas o sentirlas antes, pero no me agrada aquellas personas que lo dan esperando hagas todo lo que dicen sin dejarme la libertad de que yo elija lo que debo hacer.

No soy testaruda ni me cierro a la opinión de los demás pero yo decido al final que debo hacer y cómo.

Me equivoco, claro que sí, pero aprendo y espero no perder la capacidad de rectificar a tiempo.

Saludos Seriecito.

Eva. dijo...

Bueno, yo estoy de acuerdo en la mayoria de los que decis... pero creo que al final lo mas sano para uno mismo es seguir la intuicion, lo malo es que tardamos en caer en la cuenta; Cuando somo jovenes necesitamos mas que la "manada" nos acepte y por eso actuamos mas como nos dictan.
Yo que ya llego casi a la cuarentena , hace años (no muchos la verdad) que hago lo que yo creo o siento que es lo correcto.

UN BICO
EVA.

seriecito dijo...

Nuria:

Así es Nuria. La confianza es imprescindible en la vida, las personas que nos quieren bien, son indispensables, buscar apoyos para decisiones importantes es incustionable, pero por contra buscar mayorías es prescindible.

Dar entrada a muchos a los "guisos", hace que las "raciones" sean precarias.

Saber con quien se puede hacer hará que podamos acertar, pero antes de todo, hay que tener nuestra idea clara, o casi clara, no estoy porque sean los demás quienes decidan y nosotros hagamos.

Me alegro que te guste en complemento a tu foto.

Salu2:

Luis.

seriecito dijo...

Luna:
Sí, la decisión siempre es nuestra. Equivocarse, aprender y rectificar, no solo no es malo, sino que es muy bueno.

Es imprescindible permanece fieles a los principios de cada uno. Ser constantes y por tanto consecuentes.

Salu2:

Nuria dijo...

Estoy de acuerdo, en principio una idea propia, una capacidad de planteamiento, y si necesitamos ayuda o un punto de vista externo, entonces sí, un consejo.

Aunque la decisión final, siempre ha de ser nuestra, y hemos de ser consecuentes con ella.

seriecito dijo...

Rik:

Gracias por citarme.

Perder o no desarrollar la intuición nuetra, es muy nocivo a largo plazo, aunque en el corto nos parezca gratificante seguir a la mayoría.

Sin lugar a dudas, yo no abogo en ningún caso con "cerrarse", soy un fiel seguidor y escuchador, dispuesto a aprender, consultando con quien crea que sabe del tema que nos ocupa. Pero con intención formativa, es decir, complementar nuestros conocimientos para poder toamar decisiones con mayor acierto.

Sí, para conducir un jet, "de verdad", mejor tomar bastantes clases. Pero para conducir un "patinete" de verdad, transforamdo en "jet falso" por nuestra mente; mejor sentarse, mirar, tocar y adelatne, con precaución... pero adelante.

Rik, el final tuyo es magistral, buena envolvente, muy buena... efectivamente, dar consejo para no pedir consejo... (ja,ja,ja) muy hábil.

Salu2:

seriecito dijo...

Tere:

Rik creo que es casi tan agudo como tu.

Comparto totalmente tu comentario. Siempr hay un primero... Demandar ayuda para cosas nuevas de las que no tenemos buenos conosimeintos....
Pero decidir al final.

Sí, Tere sí.

Salu2:

seriecito dijo...

Rocio:

Mucho tiempo, que no comentas y que no publicas.

La mayoría de las veces la inseguridad nos lleva a consultar con los demás, no para pedri consejo, mas bien para conseguir consenso que nos de seguridad. La mayoría que cubre...

Pretender cometer cero errores, paradójicamente, es pretender progresar menos. Solo aprende y avanza quien se equivoca y asume.

Me alegro de tu regreso.

Salu2:

seriecito dijo...

Carol:

Pedir ayuda y compartir nuestros problemas me parece muy adecuado. Pero someterse a la "tiranía" que quiere imponer quien nos ha escuchado, para que actuemos según su plan, ni hablar.

Somos nosotros quienes debemos decidir, sea o no concordante nuestra actuación con los cometnarios recibidos.

Carol haces muy bien dedidir por tí...eso es muy bueno.

Salu2:

seriecito dijo...

Eva:

Bienvenida, que cara eres de leer. Creía que te habías olvidado que aquí estas siempre invitada.

Sentirse fuera de la colectividad es muy frustrante, pero acaber siendo un "seguidista", para estar en ella es mucho peor.

Me parece muy bien que hagas lo que crees y sientes.

Salu2:

seriecito dijo...

Nuria:

Sí, la decisión final siempre nuestra, bastante han decidido por nosotros, demasiados...

Salu2:
Luis

Eva. dijo...

LUIS:
Me alegra que te alegres de leerme jejejeje.
Pero no me negaras un consejo si algun dia te lo pido verdad?
Me gusta tu forma de escribir y comparto muchas de tus opiniones.
Me gustaria poder pasar por aqui mas amenudo,pero las cosa es complicada.
En fin.
UN bico
EVA.

seriecito dijo...

Eva:

Bueno creo que tienes "fina intuición", pero con toda claridad, no se en que te puedo aconsejar, pero efectivamente, no te lo negaría.

Psa cuando pudas, aquí siempre eres bien recibida.

Salu2:

Eva. dijo...

En mi tierra se dice : "Dio-los da, e eles se xuntan" ( Dios los da y ellos se juntan)
Y creo que por aqui nos juntamos unos cuantos jejejejejeje
EVA

Alma Mateos Taborda dijo...

Muy bello blog. Ha sido un grato descanso en este rinconcito. Felicitaciones! Me agradó todo y te sigo.

seriecito dijo...

Alma:

Me alegro de tu visita, espero tus comentarios.

Salu2:

Karla dijo...

el mejor consejo a seguir no es que se dá sino el que se pide...

seriecito dijo...

Karla:

Absolutamente de acuerdo.

Salu2:

impersonem dijo...

Lo has dicho todo Luis, estoy de acuerdo contigo. Siempre ha sido "más fácil predicar que dar trigo" y "Doctores tiene la Iglesia"; pero lo que importa es saber qué queremos hacer nosotros, y tener fe en lo que sentimos e intuimos (yo creo en una especie de maestro interior que nos guía, pero es mi creencia) y no fe ciega en lo que otros creen y aconsejan, o, en el peor de los casos, tratan de imponer.

Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...