miércoles, 5 de septiembre de 2012

Espiral del Silencio



Dicen José Antonio Piqueras, Francesc A. Martínez, Antonio Laguna y Antonio Alaminos, en su libro “El secuestro de la democracia. Corrupción y dominación política en la España actual”: “La identidad facilita otra necesidad básica del individuo: la integración. De la misma manera la que politóloga alemana, E. Noelle Newman, construye su teoría sobre la Espiral del Silencio a partir del principio que los individuos asumen las opiniones mayoritarias para no quedar excluidos ni marginados, podemos entender la fuerza integradora que tienen los mecanismos de integración política. Así la identificación ideológica  izquierda-derecha “simplifica la complejidad política al proponer simples guías de evaluación y comportamiento políticos (que) permiten al elector formarse una opinión sobre temas sobre los cuales la información es costosa de obtener, facilitando así la decisión electoral”. De aquí la afirmación de que, cuanto más fuerte sea la identificación partidaria, más sólida será la posición electoral.”

A tenor de lo escrito, la dependencia que tenemos del grupo con el que nos relacionamos es muy fuerte, tal es así que condiciona nuestras opiniones, en la medida que nos interesa más estar de acuerdo con la postura mayoritaria, que disentir y notar como se nos distancia. Este planteamiento, esboza una autocensura casi permanente, para evitar que nos identifiquen como discrepantes y a tratar de no ser críticos con las posiciones mayoritarias imperantes.

Doble juego, no mostrar desacuerdo en público, aunque estemos convencidos en privado y ocultación de nuestros puntos de vista sobre los temas, que se debaten, si entendemos que pueden ser contradictorios, con la opinión mayoritaria. Es indudable que el grupo confiere seguridad y también es cierto que somos esencialmente sociales, pero ¿a tan alto precio?; vale la pena tanta simulación para desenvolvernos “con seguridad” en los  ambientes cotidianos.

Lamentablemente, a nivel de intercambios de opinión individuales, tenemos mayor tendencia a la exclusión, que a la convergencia. Asumir un punto de posible razón en nuestro interlocutor, acabamos interpretándolo siempre como una pequeña derrota. Con la educación recibida, no hemos podido interiorizar, que los puntos de vista personales discrepantes, no tienen porque ser excluyentes; sino muy al contrario, son enriquecedores por su diversidad. Esto a nivel individual, pero al amparo del grupo, el efecto queda potenciado y la posibilidad de  rechazo es mucho mayor.

Esta tendencia a buscar ambientes monocordes, hace que seamos poco críticos con las acciones políticas puras y que nuestro nivel de disconformidad o satisfacción, no venga por el análisis objetivo de los hechos, sino que quede potenciada o acallada, por la coincidencia o no con la ideología que representan sus ejecutores.

Puestas las cosas así, remover estructuras se torna casi una misión imposible, porque nuestra postura, unido a unos medios de comunicación absolutamente “mediatizados” hacen casi inviable las alertas, que no pasarían desapercibidas a un razonamiento objetivo. Hagamos responsables a los políticos de turno por su gestión poco acertada, pero asumamos nuestra parte de “culpa” en la medida que somos los que les damos a llave para gestionar.

4 comentarios:

paco kali dijo...

Acorde con tus exposiciones, sin
duda muy acertado... y concluyente.
Para masticarlo muy despacio.
Un abrazo

Asun dijo...

Hola te devuelvo la vista que me hiciste en mi blog, te diré que tu nombre, Seriecito, me ha llamado mucho la atención. Pero al leer tu entrada me parece muy adecuado es una reflexión estupenda, la que haces sobre la influencia del grupo sobre nosotros, y no querer quedar fuera de él. y por su puesto lo que nuestros políticos hagan tiene mucho que ver con la confianza que depositamos en ellos a la hora de votarles. Me ha gustado mucho leerte, y te recomiendo que visites mi otro blog:http://tbtasuncion.blogspot.com.es/ donde tengo algún que otro relato y escritos de opinión.
Saludos.

seriecito dijo...

A Paco Kali:

Gracias por tu visita, siempre eres bienvenido

Salu2:

seriecito dijo...

Asun:

Gracias por tu comentario. Ser singular y no dejarse mediatizar por el grupo al que pertenecemos, requiere voluntad y determinación.

Salu2:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...