domingo, 7 de febrero de 2010

Resolver II


Dice un amigo comentando la foto del post anterior: “1. Si miras tu propia sombra falseas el resultado. 2. El niño tropezaría. 3. Saltar, siempre saltar hacia delante…”

Le agradezco que lo haya compartido, porque me ha dado “tecla”. No se si miramos la sombra para falsear el resultado de modo consciente o no, porque en realidad, podría ser que la impresión de nuestra verdadera imagen – ya que nosotros, si que la conocemos - es tan poco favorable, que acabamos ocultándonos, tras nuestra propia sombra, pretendiendo que esa obscuridad propia de la misma, haga menos perceptible a los demás la imagen verdadera.

Creo que lo que nos diferencia sustancialmente de los niños, que hemos sido, es que entonces, no necesitábamos las sombras, más que para jugar con ellas. Aún no habíamos aprendido, que sirven también para ocultarse y transmitir imágenes virtuales a los demás. La perspectiva desde la sombra, que vamos interiorizando a posterioridad, es diferente; en un principio, no es compatible con los deseos irrefrenables de saber y comunicarse más y más; al final acaba con nuestra espontaneidad, preludio de convertirnos en “personajes”, para acomodarnos a la propia imagen sesgada.

Ir hacia delante, parar solo para coger mas impulso, sin temor a lo que hay mas allá; porque en realidad para eso nos formamos, para constatar día a día, que por mucho que hayamos hecho o vivido, queda mucho mas trecho por descubrir.

Ser muy imprudentes nos coloca en claras posibilidades de riesgos futuros, que no somos capaces de evaluar en el presente evasivo que vivimos; pero por el contrario, pasarse en prudencia de modo excesivo, es limitarse mucho y nos colocará, en algunas ocasiones, en “caminos” intermedios poco relevantes o inconclusos, que acabarán pasándonos factura o transmitiéndonos desazón. Toda esa incertidumbre, como consecuencia de nuestra tendencia a no comportarnos tal cual somos.

Difícil situación, si nos dejamos llevar por perjuicios condicionantes para decidir, esperemos pocos aciertos. Saber lo que uno quiere hacer con su vida y aplicar empeño, trabajo y constancia a ello, es lo único que nos sacará de las “sombras”. Dudar, como si pudiéramos hacer “moviola” de nuestros actos y repetir de nuevo, es perder muy buenas oportunidades y limitarnos de modo relevante. Las cosas o, se hacen en su momento o, puede ser que ya no podamos nunca.

Saltar, siempre saltar hacia delante… esa es la postura acertada… He leído en algún sitio, que no recuerdo ahora: “La vida no se mide por las veces que respiras, sino por aquellas que te cortan la respiración”… Pues a ello.



Foto: cedida por Joan Antoni Vicent, de su exposición "Castelló silencis" (Castellón silencios)


13 comentarios:

LUNA dijo...

Los niños...
No tienen dobleces, no necesitan subterfugios, son francos expontáneos, tal cual, lo que vemos.Nada más.
Pero sabes, todo tiene un motivo:
Yo sabes que tengo nietas entre 1 y 7 años y medio.
Voy a poner dos ejemplos.
Blanca, que en sus dos años y medio, es expontanea y franca, dice realmente lo que piensa, además con una mirada directa, casi descarada.
Pero porque sabe que no pasa nada. Incluso nos reiremos de sus ocurrencias y sus descaros....

Pero Laura, que tiene siete años y medio, ya utiliza la "picardía" (Como tengo que decir las cosas, para conseguirlas, pero de una forma determinada, que es como ellos quieren que las diga....)

Sabe tambien ser "cortés", como decir algo, para quedar bien-
Por ejemplo antes me diría.(en una llamada telefónica) Adiós iaia, que estoy viendo una peli....

Ahora me dice: iaia, perdón, luego te llamo, pero estoy muy ocupada.....
Y yo le digo ¿Viendo una peli?
-Si iaia... es que me gusta mucho.....
-Vale, no pasa nada, luego te vuelvo a llamar....

Digamos que pierden la espontaneidad, si "yo" desnudo, pero porque les "enseñamos".

Nos HEMOS creados unos códigos de conducta...
En sociedad...
De vecindad...
Como ciudadanos....
En la Empresa....
Enfin, sería una lista interminable....

Luis, creo que sería un trabajo árduo, ingrato y de resultado muy dudoso, "desestablecer" todas esas pautas...

No entro a valorar si sería lo realmente necesario para ser felices, para sentirnos libres....
Tendríamos que volvernos...anacoretas sociales.

Hablo en primera persona y por las experiencias que la vida que he ido atesorando... por supuesto que es una opinión subjetiva....
Solo eso, una opinión.

Mira Luis, hasta en nuestra "misión" como padres... una cosa es ver la paja en el ojo ajeno....
Yo siempre digo: Es muy fácil criar el hijo del vecino.....

Un besito, es un placer leerte y tener que "barruntar".....

seriecito dijo...

Luna:

Efectivamente tienes razón, los niños enseñan, mas que aprenden de nosotros... si sabemos mirar.

Salu2:

L.N.J. dijo...

Vaya! , pues mi sombra a veces es el triple que yo...

ufff, y eso según tus palabras, me dan mucho que decir de mí.

Un beso y gracias.

seriecito dijo...

L.N.J.:

El sol siempre nos juega malas pasadas con la sombra

Salu2:

Nuria dijo...

Nuestra sombra no nos abandona nunca, como nuestra conciencia, quizás el secreto está en saber vivir en su compañía.

Salu3

Carol dijo...

De acuerdo contigo Seriecito de que hay cosas que si no se hacen a su tiempo luego se nos hace tarde y además tampoco le encontramos el sentido que antes le encontrábamos.

No podemos escapar de nuestra sombra, siempre nos acompaña para bien o mal, lo más triste es vivir siempre a la sombra de otros sin tener ni un minuto de gloria, por lo que seguir tus consejos siendo joven es no perder el tiempo. Llego un poco tarde.

Saludos afectuosos.

seriecito dijo...

Nuria:

Tener la compañía de la sombra no creo que sea malo.

Lo que no me gusta es, esconderse detrás de ella...

Salu2:
Luis

seriecito dijo...

Carol:

A este sitio, nunca llegas tarde, siempre llegas a tiempo.

Salu2:

Nuria dijo...

Resolver, eso es lo que tengo que hacer yo.

Un salu3

seriecito dijo...

Nuria:

Todos...pero cuando uno no puede solo, hay que buscar y pedir ayuda.

Salu2:
Luis

Nuria dijo...

Lo tendré en cuenta Luis, muchas gracias...

tag dijo...

Si señor, estoy de acuerdo.
Las cosas hay que hacerlas en su momento, es aquel refrán (me encantan los refranes porque son muy sabios) aquel que decía "El llanto sobre el difunto..."
Pues eso.
Cada cosa tiene su momento, y si por prejuicios y dudas dejamos pasar la ocasión, puede que nunca se vuelva a repetir la oportunidad.

Hay que aprender normas de conducta para relacionarnos con los demas, pero no olvidarnos de ir siempre hacia adelante, de ser valientes, de no caer en la falsedad y llevar siempre una mascara que oculte nuestra verdadera identidad.

Me ha hecho gracia tu comentario en mi blog del disfraz cotidiano que llevas, supongo que te refieres a la indumentaria exclusivamente ¿no?

Un besito de San Valentin-bloguero

seriecito dijo...

Tag:

Muy buen planteamiento, estoy también en tu línea.

Salu2:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...