sábado, 24 de octubre de 2009

Poseer


Para encontrar algo, primero hay que perderlo. Que fácil de enunciar y que complicado de entender, sobre todo para casi todos nosotros, que casi siempre estamos buscando algo, que curiosamente no hemos perdido. En muchas ocasiones no sabemos ni siquiera qué, pero esperamos, buscamos y anhelamos.

Saber estar satisfecho con lo que uno tiene es uno de los mejores antídotos contra la ansiedad. Esa potente apetencia por poseer, siempre tiene un mas allá, nunca alcanza el límite, nuestra sociedad nos induce con mensajes subliminales de más y más. No importa el límite alcanzado, siempre hay una cota mayor.

Como corroboración de ese fenómeno, en clase siempre suelo preguntar en algún momento adecuado, que viene a cuento: primero cuantos alumnos no tienen teléfono móvil, siempre con respuesta negativa, es decir todos tienen; luego pregunto, cuantos de los presentes, es el primer móvil que tienen, nadie, todos han tenido otro antes; con posterioridad digo, que si es posible identifique, quien lo cambió, que tipo de avería tenía, nueva sorpresa, no estaba estropeado; por el contrario, hay muchos y diversos motivos, casi todos fútiles, pero nadie que lo hizo para reponer un utensilio “roto”.

Somos un conjunto de personas, despilfarrando continuamente, cuando no, lamentándonos de nuestra “mala suerte”, porque carecemos de…, es como nuestro sino, tengamos lo que tengamos, siempre nos falta. Ésta es una de las claves de los comportamientos impropios, este es el fundamento de nuestra intranquilidad.

¿Cómo podemos tener esta avidez por poseer?, no por utilidad o necesidad, casi siempre por snobismo, no hay volumen de objetos obtenidos, que nos calme; muy al contrario, es como una “droga”, nos pide cada vez, sin límite ni concierto. Con lo fácil que sería hacer un breve análisis y percatarnos con rapidez, que no nos tornará a mejor la nueva posesión. Ni siquiera aunque sea el atributo necesario, para integrarnos en algún grupo o despertar “cierta envidia” ajena.

Los objetos no nos hacen mejor, seguimos siendo los mismos, aunque nos parezca que con ellos adquiriremos alguna cuota de “prestigio” mayor. Así es nuestra confusión mental, ni nos cambian ni cambiamos; muy al contrario, si no cubren una necesidad real, sobrevendrá el vacío y después…, la tristeza. La satisfacción no está en la sofisticación. Lo sencillo y natural, muchas veces es gratis.

14 comentarios:

LUNA dijo...

Luis, lo primero. Excelente Post.
Tal como empiezas, parece fál de comprender como planteas...pero es muy complicado.

Muy interesante el poder comprobarlo con un grupo de personas, como tu clase.

Pues no lo sé.
Te puedo hacer un razonamiento, el mismo que puedas pensar tu, pero no vale.
No es lo mismo un grupo de gente joven, que gente como nosotros, con más edad.
Para los jóvenes, quizás, el tener, es sinónimo de poder, pero no del verbo...
También es una forma de integrarse en un grupo, en una tribu...
Si lo tienen los demás...no voy a ser menos...
Luego, pues más de lo mismo, pero en distintas tribus...de adultos.
El tener significa estatus, poder (nuevamente), éxito.
Mejor casa, mejor coche, mejor ropa, mejor reloj, mejor, mejor, mejor.....más, más, más...

Pero el tiempo, que casi todo lo cura, las vivencias, la experiencia te enseña que eso no dá satisfacción permanente...no dá felicidad.
Tampoco te hace mejor ni más importante...
Y, te das cuenta de lo que realmente te proporciona felicidad, bien estar, sosiego...

Es más, y lo he comentado con mi gente no hace mucho. Llegas a darte cuenta que tienes una cantidad de cosas que lo que hacen es estorbarte.
Pero bueno, el tiempo es sabio.
Un besito

tag dijo...

Pues si, Luis, pero eso nos lo ha creado la sociedad de consumo esta en que nos ha tocado vivir.

Esa avidez por poseer, y por tener cosas que en cuanto las consigues dejan de tener interes, es muy comun hoy en dia, entre los niños,los jovenes y entre los adultos, tambien.

Pero no ha sido por casualidad.
Nos han bombardeado con publicidad continuamente,desde que naces, hasta que hemos caido en las redes del consumismo compulsivo.

Me incluyo en esa voragine.
O mejor dicho, me incluí durante años. Ahora, se ve que estoy sentando la cabeza, y me preocupan otras cosas menos materiales, jaja.

Un post para reflexionar.

Un beso

Nuria dijo...

La vorágine consumista... a la que en función de la edad es difícil retrotaerse.
Bueno, no sólo la edad influye, sino la educación, ambiente, círculo social, etc...

Incluso a veces el mercado te empuja a ello. Me explico. Hace poco yo he cambiado de móvil porque el mío ya no se oía. Me sorprendió llegar a la tienda y reparar en que el móvil más barato era precisamente el que tenía mil funciones que yo no iba a utilizar.

Pero de alguna manera, hay gente que pensará "ya que tiene esta función, pues la uso", y curiosamente son de pago...

Un ejemplo muy simple, pero real.
Lo importante es el criterio que utilice cada uno para no verse inmerso en ello.

Un abrazo

PD. La foto tuya ¿verdad? :-)

Carol dijo...

Creo Seriecito que todos caemos en ese error de ansiar cosas que para cuando las conseguimos nos dejan de importar y vamos a por otra, aunque depende con cada cosa el tiempo que nos llevó alcanzarlas y puede por eso que apreciemos un poco más a unas que a otras.

No sé si es un defecto de la condición humana de educación o de que somos algo superficiales, pero todos en un grado mayor o menor pecamos en esto.

Solo cuando perdemos las cosas que queremos sin saberl, a veces, nos damos cuanta de lo que teníamos, entonces muchas veces ya es tarde y no solo te hablo de cosas materiales, también de afectos, amigos, parejas...

Tenemos demasiadas cosas que no nos hacen felices, lo que de verdad tiene valor es lo bueno que haya dentro de nosotros, lo único que nos llevaremos de este mundo si es que vamos a algún sitio, y deberíamos cuidar más y enriquecerlo.

Un abrazo, amigo.

seriecito dijo...

Luna:

Me alegro que te guste.

Lo malo es lo que tu dices, que tener significa status y poder.

Y siempre mejor y mejor, nunca hay bastante.

La mayoría de las cosas que tenemos las usaremos muy poco o nada.

Salu2:

seriecito dijo...

Tag:

De acuerdo, esa publicidad insistente y machacona es la que propicia la intensa fijación por consumir.

Bueno no importa cuando se pone veto, lo importante es ponerlo.

Salu2:

seriecito dijo...

Nuria:

De todo lo que apuntas creo que un buen freno es la educación.

La educación desde la infancia a que no se sientan discriminados por no tener el cuarto lleno inutilidades puede ser muy determinante. Difícil porque hay edades donde esto no se entiende.

La foto es mía, si.

Salu2:
Luis

seriecito dijo...

Carol:

Ese es el problema el ansia, la insatisfacción por lo que no se tiene y la poca valoración a lo que tenemos.

Ojala, no sea tarde para apreciar lo que tenemos y lo apreciemos antes de perderlo, porque en ocasiones apreciándolo, a lo mejor no lo perdemos.

Salu2:

Alejandro Kreiner dijo...

En el fondo los adultos somos como los niños pequeños, siempre queremos más...

Saludos.

seriecito dijo...

Así es Alejandro, como niños pero sin la inocencia...

Salu2:

LUNA dijo...

Luis, espero que todo vaya bien.
Te echamos de menos...
Un besito

seriecito dijo...

Luna:
Todo va bien.

Salu2:

apocrifaverdad dijo...

La busqueda consciente de la conciencia no es asignatura obligatoria en la educacion obligatoria universal.

La duda ya no tiene lugar, la extraneza, la sorpresa es rara avis. Y que mejor que comenzar a investigar en un@ mism@. Mirar dentro para ver fuera, paradojico y curioso cuanto menos.

En la hiperdemocracia Ortegiana que nos rige, ya no nos dejan saborear de la verdad individual, normalmente mas ajustada a la verdad absoluta que el "sentido comun" que tanto asusta. Es dificil pertenecer al grupo, pero mas lo es salirse de el.

Ya va siendo hora de que dicha conciencia individual, que nos hace masa en su mas profundo interior, sufra la R-Evolucion que haga de nuestro mundo uno mejor, viviendo y mejorando radicalmente el now and here , presente o como se le quiera llamar, para que sea la mejor solucion a nuestro futuro y su nuevo presente.

Por y para ellos, empecemos hoy nuestra mas intima r-evoluicion.

seriecito dijo...

apocrifaverdad:

Gracias por tu comentario y tu visita.

Salu2:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...