jueves, 26 de marzo de 2009

Pretérito imperfecto.


Una de las pasiones a las que dedicamos buena parte de nuestro tiempo, es rememorar el pasado, pero intentado imaginar, qué o cómo hubiese sido determinada circunstancia, si nos hubiéramos comportado de una manera diferente o si nuestras palabras hubiesen sido otras. Tarea inútil y llena de connotaciones negativas.

Podemos pensar, como podríamos haber soslayado esos hechos, que tanto nos preocupan, para no “andar a cuestas” con ellos y no vivir limitados al rememorarlos; pero conviene que interioricemos rápidamente, lo absurdo de tal proceder. Aunque detectásemos la “clave”, no la podríamos ejecutar, no hay moviola. Esa es la cuestión, no se puede volver al pasado para cambiarlo y desde luego es absurdo tratar de vivir en él. Los problemas y los remordimientos de las cosas sucedidas, hay que dejarlos al pie del camino, olvidarse y no anclarse en un análisis “circular” y claramente nocivo. No obtendremos nada positivo, de evocarlos con frecuencia y plantearnos, “como hubiera sido si…”; es una actividad estéril, lo que fue ya fue

No podremos hacer cosas relevantes, si una parte importante del tiempo, lo dedicamos a rememorar cuantos acontecimientos negativos nos han sucedido y recrearnos en la poca fortuna que tenemos. Todos los momentos dedicados a esa actividad es tiempo perdido para siempre, limita nuestra capacidad de acción en el presente y nos da más motivos, en el futuro, para lamentarnos de las cosas no realizadas en su momento, sin que apreciemos que hemos ocupado una buena parte de nuestro tiempo de acción, en reflexiones inútiles sobre acontecimientos que en ningún caso podremos variar. Hay que asumir, aprender y pasar página; rememorar es volver atrás.

Cada minuto del presente, que dedicamos al pasado, es tiempo, que hurtamos a nuestra capacidad de tener éxito profesional o personal. Lo que importa es el hoy y la dirección que adoptamos para ir hacia el mañana, eso si que es relevante. Afectarnos por lo que sucedió o temer lo que vendrá, es malgastar el tiempo y creo, que todos sabemos, que éste es limitado - aunque nos comportemos como si no lo fuera -, insistiendo machaconamente en no aprovecharlo. No haber tenido un pasado gratificante, no infiere en absoluto a un futuro del mismo tenor, somos nosotros con nuestras acciones actuales las que modelamos lo que seremos.

La mayoría de las limitaciones que nos planteamos por nuestro pasado, son mentales en ningún caso se pueden aceptar como reales. Son nuestros “análisis espirales” las que las montan, cimentándose cada día más, por nuestra insistencia en permanecer en ellas. Lo que ha sido está en nuestro bagaje, viene con nosotros, pero sin constreñir. Pero lo importante es lo que podemos ser, no hay que olvidarlo nunca y sobre todo no considerarnos “obsoletos”, sea cual sea la edad que tengamos. Hacer es vivir, pararse es languidecer.




36 comentarios:

impersonem dijo...

Cierto es que lo pasado pasado está. Mirar al pasado nos puede convertir en "estatuas de sal" mientras se nos escapa el presente.

No obstante, mirar el pasado para repasar las experiencias y tomar perspectivas de futuro, no creo que esté nada mal.

Hoy me ha dado por las citas... ahí va una que creo puede valer para este tema: "Un preocupado es alguien que ha cometido un error y no es capaz de convertirlo en experiencia". No me acuerdo de quién es, recordar nombres no es mi fuerte...

"El pasado que no sucedió es tan indeterminado como el futuro que aún está por llegar"...

Vivamos pues en presente ante lo que se nos presenta en cada instante, pues tal vez sea la mejor manera de predecir el futuro.

Saludos.

Luna dijo...

Si, todas las decisiones que tomamos en la vida tienen consecuencias. Unas más importantes que otras, por supuesto.
Muchas veces, en mi caso, he pensado si nunca hubiera hecho esto o aquello, si sería ahora más feliz o viviria mejor.
Pero es completamente futil.
Lo que pudo haber sido y no fué es una ecuación imposible.
También suelo decir que el hombre tiene libre albedrio para tomar decisiones.
Es su grandeza y su condena.
Puede ser muy afortunado en ello o equivocarse.
Pero ese es el juego.
Hay que meditar las resoluciones, pero una vez tomadas, hay que convivir con esa situación.
Algunas veces podemos rectificar, otras no.
El pasado?
Bueno, como referencia.
Como decías en el post anterior, si por la noche hiceiéramos un pequeño balance de lo vivido ese dia, podríamos enderezar cada dia la orientación del timón de nuestra vida y tener siempre el rumbo y velocidad adecuado.
Muy buen post, como siempre.
Un beso

tag dijo...

De acuerdo en que hay que pasar pagina, y no regodearse en los errores del pasado, pero a veces, las consecuencias de esas decisiones mal tomadas, nos persiguen, y no puedes obviarlas.

Ese creo que es el principio de la mayoria de depresiones, ansiedades y enfermedades somaticas.

El que no hace nada es el que nunca se equivoca. Todos los que vivimos activamente, cometemos errores, y a veces no sabemos perdonarnos, somos demasiado duros con nuestros fallos.
Somos mas indulgentes con los errores de los demas, que con los propios.

Besitos

seriecito dijo...

Impersonem:

Efectivamente, mirar al pasado para aprender creo que es necesario. Yo hablo de la mirada permanente y circular a lo que he hecho y no debería haber hecho, quedando en un bucle, inútil por si mismo.

Vivir el presente es indispensable, ser conscientes de donde venimos y hacia adonde vamos es necesario. Pero nuestro pasado, sea cual sea, no nos puede encorsetar y no dejarnos vivir.

Gracias por tu comentario, me ayudan a reflexionar mucho.

seriecito dijo...

Luna:

Buena frase:
"el pasado?, bueno como referencia".

Ese si que es una síntesis muy interesante.

Salu2:

seriecito dijo...

Tere:

Cuando no sabemos prdonarnos nuestros fallos, no se si somos duros o inconscientes.

Estar permanentemente produciéndonos daño, por no querer disculparnos los errores cometidos es claramente una apueta por la infelicidad ¿vale la pena?.

Si quieres, diría que no de forma inmediata, pero con tiempo prudencial, hay que asumir, disculpar y seguir... no hacerlo, como tu dices en tu comentario, lleva a antesalas no deseables y difíciles de superar.

Salu2:

Ricardo Musso dijo...

Hola Seriecito!

Uffff…, es increíble lo que me sucede con vos (o contigo si no estas acostumbrado a vosear) pero no es la primera vez que cuando estoy escribiendo algo, con el propósito de publicarlo en mi “biblioteca virtual”, tu te me adelantas y escribes algo similar…jajaja!.
¿Será premonición?, que le llaman los parapsicólogos!.

Excelente tu entrada!!!, y cuando publique la que tengo en borrador, me gustaría citarte, si me autorizas, porque describes muy bien lo que yo intentaré narrar (solo que me referiré al pasado inmediato, a hechos del día de hoy, y no tanto al pasado mediato) que sucede cunado nos ponemos a rumiar, como el ganado en el campo, con lo que en Lógica se llama “Hipótesis Contrafácticas” que es justamente, hipotetizar sobre el pasado si hubiésemos hecho algo en nuestra vida, distinto de lo que hicimos, y se denomina contrafáctica porque en la realidad, no podemos aseverar que lo que imaginamos habría sucedido, porque no fue lo que realmente hicimos.

Albert Ellis, uno de los fundadores de la psicología cognitivista-comportamental denomina esta actitud: Actividad Masturbatoria (mental), por su similitud con la masturbación genital en la mecanicidad y la circularidad de la conducta, que, para quien quiera objetar que la masturbación genital puede ser más enriquecida si le sumamos los conocidos “juguetes sexuales” yo agregaría que esos juguetes, en esta actividad masturbatoria mental, lo suelen constituir los cigarrillos, chocolates, caramelos, etc….jajaja!.

Las técnicas que esta corriente de la psicología propone para evitar este rumeo mental es hacer una DETENCION DEL PENSAMIENTO, y cambiar el rumbo de nuestras ideas, ya que estas solo nos conducen a “caminos” de frustración y la angustia..

Me gustó mucho tu artículo y volveré por la autorización.
Un abrazo.
Rik

Luna dijo...

“Hipótesis Contrafácticas”
Acabo de aprender que se llama así, lo que en lenguaje coloquial, llamo "Lo que pudo haber sido y no fué".
Y que elcambio de esa secuencia, que es una ecuación equivocada, se llama "Detención del pensamiento".
Coloquialmente, poner el motor en punto muerto, cambio de marcha y volver a acelerar poco a poco".

Gracias a Luis, por la exposición a
Ricardo por la matización profesional.
Un beso a los dos.

Nuria dijo...

Vengo más tardea leer esto... ;-)

seriecito dijo...

Rik:

No se si será premonición, pero en realidad cuando yo leo las cosas que publicas, en muchas de ellas me siento abasolutamente identificado con los contenidos.

Me gusta mucho la descripción tan asequible que haces de las "hipótesis contrafácticas". Creo que aclara muchísimo la cuestión. Leeré con mucho interés tu post cuando lo publiques. Tengo gran interés por este tema.

Practico desde hace tiempo lo que tu defines como "Detención del pensamiento". Aunque debo de confesar, que soy mucho mas efectivo cuando el acontecimiento sobre el que "rumio", tiene mas distancia en el tiempo. En el corto plazo o en el plazo inmediato,soy mucho menos eficiente. Me cuesta mucho mas, aunque lo intento vivamente. Por eso si tu vas a hablar del corto plazo a mi me viene muy bien.

Rik, tienes la autorización que me pides, gracias por la cortesia, para mí es un honor. Te he contestado en tu Blog también.

Salu2:

seriecito dijo...

Luna:

Bueno, estas gracias, casi todas son para Rik, el ha puesto unos contrapuntos excelentes.

Me han gustado muchísimo sus definiciones, porque están hechas con sencillez y precisión.

Salu2:

seriecito dijo...

Nuria:

Te esperamos, después de la lectura...

Ricardo Musso dijo...

Hola!

Gracias a ustedes por el trato!

Seriecito!

Leí tu autorización y te lo agradezco, calculo que en un par de días lo publicaré.

Básicamente la técnica que propongo es la misma para la hipótesis contrafácticas retróspectivas que para las inmediatas, me parece que es cuestión de que insistas, es un entrenamiento similar a la que tenemos que hacer para lograr alguna habilidad.

Un abrazo!

Luna!

Ahora que tengo un satélite en mi “biblioteca” se ve mucho mejor!
Ya visitaré tu sitio y ten en cuenta que: “a quien me sigue…, lo sigo!”

Cariños.

Un abrazo a todos.
Rik

tag dijo...

Luis,

esta mañana se me ha olvidado decirte que el titulo de este post, esta perfecto.
Preterito imperfecto.
Muy agudo, si señor.

Mua

Carol dijo...

Seguramente mi presente es el resultado de las elecciones que hice en el pasado, seguro creo, unas más acertadas que otras, no quiero caer en los mismos errores para preparar el futuro, por eso una miradita al pasado pensando en lo que no debo repetir no está mal, pienso que incluso es aconsejable siempre y cuando no me atormente al recordar cosas que ya tenía superadas y casi olvidadas.

Afortunadamene tengo ilusión por hacer cosas y no paro en todo el día, necesito tiempo para hacer todo lo que quiero y necesito aprender.Imagino que como todos nosotros.

Saludos Seriecito.

seriecito dijo...

Tere:

Gracias.

Salu2:

seriecito dijo...

Carol:

Sí, el presetne siempre está condicionado por nuestras acciones y omisiones pasadas.

Pero en ningún caso debe de condicionarlo tanto parsa que no lo vivamos con intensidad, ni condicionar nuestro futuro.

Hacer cosas conscientemente es uno de los mejores antídotos.

Salu2:

Nuria dijo...

Muy acertado el post Luis, te confieso que me ha venido muy bien leerlo.
Me quedo con dos ideas, ese análisis en espiral que nos mantiene atrapados e inmóviles, y por otra parte la capacidad de decidir nuestros futuro aún llevando ese bagaje personal.

Voy a leer ahora los comentarios. Pero antes quería compartir mi primera impresión.

Nuria dijo...

Bueno, poco puedo añadir a todo lo que los amigos han dicho, porque coincido en muchas afirmaciones...

Me ha gustado la frase tan cierta que menciona Impersonem "un preocupado es alguien que ha cometido un error y no es capaz de convertirlo en experiencia".

Como añaden Luna y Tag después, el problema no es equivocarse, sino no aprender de esos errores cuando construimos nuestro futuro para hacerlo mejor. No sirve de nada lamentarse, ni regodearse en lo pasado, aunque a veces duela o moleste.

Ricardo, me ha parecido muy interesante tu análisis, y si me lo permites, también seguiré atentamente tus artículos.

Me ocurre algo similar a Luis, me cuesta en el corto plazo practicar esa Detención del Pensamiento, pero intento fortalecer esa faceta.

Un abrazo a todos.

seriecito dijo...

Nuria:
Menos mal, ya te iba a poner falta (je,je,je.

Me alegro que te haya venido bien leerlo.

Salu2:
Luis

seriecito dijo...

Nuria:

Voy a esperar el post de Rik, para tratar de fortalecer el corto plazo.

Salu2:
Luis

Nuria dijo...

No te vas a librar de mí tan fácilmente Luis ;-)

Me ha gustado mucho este post, a veces (¿será telepatía?) los escribes en un momento en que precisamente ese tema ronda mi mente o mi vida.

Nuria dijo...

Estaré pendiente del post de Rik

seriecito dijo...

Nuria:

Ni lo pienso ni lo pretendo. Bueno, me alegro de ser oportuno.

Salu2:
Luis

alfredo dijo...

Cuanta lucidez y positivismo enseña esta reflexión, es cierto lo dificil que es asumir, aprender y pasar página, efectivamente recrearse en el recuerdo con melancólica tristeza es envejecer a destiempo.
Algo, que los que ya somos "mayores" no debemos consentir.

Las espectativas a medio plazo son igual de espectativas que las demás, yo diría que incluso mejores, mas maduradas, documentados y experimentadas.

Excelente Post y muy buenos comentarios.

Un abrazo

amatamari dijo...

Todo lo que vivimos es percepción y memoria ...
todo lo nuevo pasa a través de la ya conocida: la psicología de la Gestalt nos enseña propio este ...

Superar la memoria para vivir el "aquí y ahora" para mí la cosa más difícil ...

gracias por su escrito

seriecito dijo...

Alfredo:

sin lugar a dudas lo que importa es el presente.

El pasado para aprender, sin atenazarnos

Y el futuro para ilusionarnos en un mañana, mucho mejor.

Lo demás es un enfoque impropio.

Gracias por tu comentario.

Salu2:

seriecito dijo...

Amatamari:

Conozco algo la terapia Gestalt. no he podido profundizar mucho, pero evidentemente ayuda.

Superar la memoria para vivir el hoy; estoy de acuerdo, es difícil, pero creo que intentarlo ya es un gran avance y conseguirlo un exelente avance. Por contra, no intentarlo es un extraordinario fracaso individual y una oportunidad perdida de progresar.

Gracias por tu comentario.

Salu2:

ALIX dijo...

Un abrazo Seriecito siempre excelentes,tus post.
Buenas reflexiones y buenos debates.

Un super abrazo.

seriecito dijo...

Alix:

Muchas gracias. Me gusta que sigas leyendo los post.

Salu2:

Amparo dijo...

Gracias, Luis, por tu escrito.
Me ha gustado mucho y me da pie a compartir mi opinión al respecto.
A veces, el pasado vive de forma tan insistente en mi cabeza, que lo confundo con el presente.
Puede que sea por la exigencia o por la culpa, por las dos cosas a la vez, etc.
Clasificar mis acciones en buenas y malas, y la culpa por creer que he hecho algo mal, me puede arrastrar a sentirme atrapada, prisionera y tener que expiar mi culpa.
Una forma de hacerlo es estar todo el tiempo rumiando qué es lo que ha fallado y qué es lo que podría haber cambiado porque así creo que pódré corregirlo en una próxima ocasión, o sea viviendo en el futuro, y aprender de una vez a hacer las cosas "bien".
Quiero grabarlo tan profundamente, para que no se me borre,que se me olvida que, mientras, la vida pasa.
El esfuerzo que hago para grabar el pasado se lo quito a vivir el presente.
La Terapia Gesalt, como comenta Amatamari, pone la atención al "aquí y ahora" y ¿cómo? pues siendo más consciente de lo que le ocurre a mi cuerpo, respirando, observándome, sintiendo...
Como desde pequeños hemos aprendido todo lo contrario, como dice el dicho: "Poner buena cara al mal tiempo" no es un trabajo fácil. Necesita de un entrenamiento largo. Ese entrenamiento nos puede ayudar a vivir el presente más conscientemente y aceptar las cosas como son y como han sucedido y no como a mí me gustaría que hubieran sucedido.
También me puede ayudar no clasificar mis acciones en éxitos y fracasos (que sigue la línea de bueno y malo), sino como oportunidades o experiencias que me hacen crecer.
Ya sé que todo esto es hablar acerca de la vida, y que luego "la vida es más compleja de lo que parece", como dice Jorge Drexler.
A mi, de momento me sirve tu escrito y todos los comentarios que hacen tus lectores, para recordarme lo importante que es vivir el presente y disfrutar de lo que en este momento tengo ya que es lo único que tengo.
Gracias de nuevo, Luis, por hacer que nos encontremos en este lugar virtual y que la soledad del presente desaparezca.
Un abrazo
Amparo

CASANDRA dijo...

excelente LUIS, una lección más que transforma nuestra jornada en un espiral hacia el bienestar, sobre todo interior. Soy de una generación educada en la culpa. He luchado por liberarme de ella (no de la responsabilidad de mis actos) por eso siempre les he dicho a mis hijos de no lamentarse por algo que no hicimos o cómo lo hicimos, en todo caso aprender de eso y enmendarlo ante una situación similar, esa es, creo yo, la única manera de remediar o "corregir" el pasado. El pasado como una catapulta, hacia algo mejor, nunca como un peso que nos inmoviliza y no nos deja avanzar. En fin, una vez más me es gratísimo pasar por aquí. Un beso y gracias.

seriecito dijo...

Amparo:

Gracias por tu comentario, muy acertado y acorde con el conenido de mi post. Las puntalizaciones son muy intersantes.

Muy buena aportación, "las oportunidades y experiencias". en el ámbito de la empresa y supongo que en muchos ámbitos más, se hace un análisis DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades, para evaluar una posición.

El funcionamiento suele ser identificar si las fortalezas tendrán capacidad de neutralizar las amenazas, pero es mas interesante idenficar una debilidad, con el análisis trasnformarla en una oportunidad (cambio)e interiorizándola en la organización convertirala en una fortaleza.

Sí, Amparo, lo único que verdaderamente tenemos, es este instante, mucho mas relevante que todo lo demás. Lo que fue no lo podemos cambiar y como te he oido decri en otra ocasión, no tadavía demasiado lejana, "el futuro no existe".

Siento la tardanza en mi respuesta aunque tu comentario lo había leído el mismo día de su publicación.

Salu2:

seriecito dijo...

Cass:

La culpa es mala compañera, no resuelve nada y nos impide caminar con ligereza, por el lastre que representa.

Me quedo con esa extraordinaria frase tuya:
"El pasado como una catapulta, hacia algo mejor, nunca como un peso que nos inmoviliza y no nos deja avanzar".

Esa es una buena aseveración la suscribo en su totalidad.

Salu2:

Anónimo dijo...

Buscaba el porque se llama "preterito imperfecto" y me encontre con su nota.

Muy edificante y fuente de alivio. Ojala tuviera uno en mente siempre ese escrito para hacerse la vida mejor.

seriecito dijo...

Anonimo:

Gracias por tu comenmtario en una visita casual.

Nuestra obligación es tratar de conseguir la mejor media posible en el entrono en que vivimos y lo peor es que no lo consigamos por centrarnos exclusivamente en el pasado.

Espero que vuelvas.

Salu2:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...